Los estibadores de Barcelona se vuelcan en la “lucha” contra el cierre de Nissan en Catalunya

Escrito el 27/05/2020
CtmValencia Somt


“Si cae la Nissan, cae un volumen muy importante de tráficos del Puerto de Barcelona. Además, si cae y se inician huelgas duras, no se podrá cargar ningún coche, incluso afectará a los tráficos de otros puertos, porque repercutirá en las importaciones de piezas”. Así lo señala a este Diario el portavoz de la Organización de Estibadores del Puerto de Barcelona (OEPB), Albert Gil, tras la reunión mantenida esta semana entre varios sindicatos de trabajadores afectados por el cierre de las plantas de producción de Nissan en Catalunya. “Las plantas de Nissan en Catalunya son muy importantes para la actividad portuaria de Barcelona”, reitera.


Diario del Puerto

La prensa japonesa anunciaba recientemente un plan de reestructuración de Nissan que, según informó el periódico  “Nikke”, implicaría “el cierre de las plantas en Barcelona y un traslado de la producción a plantas de Renault en Francia, parte de su alianza junto a Mitsubishi”.

Así, la OEPB mantuvo el lunes una primera reunión que sirvió como toma de contacto con los sindicatos de Nissan: UGT, SIGEN-USOC, CGT y CCOO; con el objetivo de “asentar las bases para formar una mesa de trabajo con el fin de evitar el cierre de las plantas de Nissan en Catalunya”.

En este sentido, Gil apunta que “intentaremos que otros colectivos de trabajadores como los de SEAT se sumen también a estas mesas de trabajo”.

 

“Desde la OEPB estamos involucrados y queremos formar parte de esta lucha porque los coches entran y se van por el mar”

 

“Se trata de iniciar contactos para saber si estamos dispuestos ayudarnos entre todos los que estamos involucrados y nosotros queremos formar parte de esta lucha porque los coches entran y se van por el mar, además, creemos que podemos aportar ideas y apoyo económico”, destaca Albert Gil.

 

Repercusión trabajadores

Los centros de Nissan en Catalunya suman actualmente entre 3.000 y 4.000 empleados. “Estas son personas que trabajan en las plantas de producción, pero indirectamente estamos hablando de unos 25.000 puestos de trabajo en el ámbito nacional”, señala el portavoz de OEPB.

Por otra parte, Gil destaca que en la reunión se informó de que “estas plantas están trabajando a un 27% de su capacidad”. Es decir, “si en lugar de cerrarlas, se les adjudicara la producción de un vehículo importante, podrían aumentar su actividad al 50% de su capacidad y generar así más puestos de trabajo”, apunta.

Por su parte, desde el comité de Nissan recuerdan que el de Barcelona es el único centro de trabajo de la marca japonesa en Europa y consideran “un grave error” que la compañía “deje escapar la oportunidad de mantener activo un centro estratégico como el de Barcelona”. “Una empresa como Nissan no puede permitirse quedarse sin ningún centro en Europa, puesto que eso supondría dejar la marca japonesa fuera del mercado automovilístico europeo y quedaría seriamente tocada a nivel mundial”, agregan desde el sindicato.

 

Más allá de Catalunya

Por otra parte, el portavoz de la OEPB destaca que “no se trata de un problema local que afecte únicamente a la ciudad de Barcelona o Catalunya”. “Aquí en Barcelona tenemos cierta incertidumbre con el tema del automóvil, que no ha permitido hacer una reconversión industrial correcta”. “Se han aprobado las medidas antes de proponer una solución para que no se frene la producción”. “Por lo tanto, continúa Gil, “tenemos un problema con las administraciones catalanas, que deberían apostar por el tejido productivo de Catalunya”.

 

“Si en lugar de cerrarlas, se les adjudicara la producción de un vehículo importante, podrían aumentar su actividad al 50% de su capacidad y generar así más puestos de trabajo"

 

No obstante, “el problema se extiende al ámbito nacional, pues España no puede dejar que Nissan se marche a Inglaterra”. Además, “ante la crisis económica derivada de la pandemia del Covid-19, tampoco sería  de extrañar que otras firmas, optaran por llevarse la producción de vehículos, y con ello los puestos de trabajo, a sus países, hecho que agravaría aún más esta situación”.

Incluso, Gil apunta que se trata de un problema a nivel europeo, “en un contexto de posible Brexit y según las condiciones que se pacten, la Comisión Europea deberá reflexionar si puede permitirse dejar marchar a un cliente como Nissan”.

 

Compromiso de la OEPB

La OEPB avanzó la semana pasada su compromiso con los trabajadores de las plantas de Nissan en Catalunya y con todas las personas que se verían afectadas directa o indirectamente si se produce el cierre, en las concentraciones que se realizaron en el Puerto de Barcelona.

Además, la OEPB acordó hacer una aportación a la caja de resistencia de los trabajadores de Nissan, “puesto que esta lucha va para largo”, asegura Albert Gil. Por el momento, “estamos a la espera de lo que ocurra en la reunión del Consejo de Accionistas de Nissan que se celebra mañana 28 de mayo en Japón”.

Por otra parte, “hay que tener en cuenta que los trabajadores de Nissan en Moncada, Sant Andreu y en la Zona Franca llevan 24 días de huelga indefinida, con lo que están boqueando otras plantas de producción”, concluye el portavoz de OEPB.

 

 
Autoterminal mueve 180.200 unidades de vehículos vinculados a Nissan al año, 55.000 de ellos fabricados en Barcelona.

 

Repercusión en el Puerto de Barcelona

Fuentes de la estiba en Barcelona señalan que Autoterminal señalan que “la terminal mueve un volumen de 182.000 unidades de vehículos vinculados a la firma Nissan al año. De éstas, 55.000 salen se las fábricas de Barcelona y 31.000 son Dacia de importación”. Así, apuntan que “el cierre de las plantas de Nissan en Catalunya podrían repercutir en una caída del 50% de los tráficos de vehículos, en la terminal”. 

Además, “los fabricantes que tienen Barcelona como Puerto hub, podrían plantearse buscar otros puertos base”, agregan desde la estiba.